Qué son las energías no renovables

Muchas veces hemos escuchado hablar sobre los tipos de energía que existen, y en este caso nos centraremos en conocer qué son las energías no renovables.

En cuanto a la definición de energías no renovables podemos decir que son aquellas que como el nombre lo indica, no se pueden renovar.

Estas se obtienen de recursos que son naturales, limitados y escasos, por lo que cuando este recurso se agota no se puede sustituir.

Muchas de las energías no renovables son conocidas por todo el mundo y de hecho se utilizan de manera cotidiana.

Estas energías se pueden clasificar en combustibles fósiles y combustibles nucleares, siendo los primeros el carbón, el gas y el petróleo.

Los llamados combustibles nucleares son aquellos que se obtienen del uranio, el cual se extrae y se refina.

Los combustibles fósiles son recursos formados a partir de materia orgánica proveniente de algas, plantas o microorganismos.

Es decir que proceden de la biomasa que se produjo hace millones de años y que sufrieron un proceso de transformación.

Este proceso de transformación hizo que se formen sustancias con gran contenido energético y que contengan energía química.

Como resultado de este proceso se formó lo que se conoce como depósitos de combustibles fósiles.

Para poder llegar a ellos es necesario realizar perforaciones en la tierra para su extracción, y un ejemplo de ello son las perforaciones para extraer petróleo.

En el caso del carbón el mismo se extrae a través de la minería, y en ambos casos estos combustibles fósiles producen mucha cantidad de energía.

Qué son las energías no renovables

Gas, petróleo y carbón; recursos bajo tierra

Una de las energías no renovables proviene del gas, que se encuentra debajo de la tierra y que para poder extraerlo es necesaria una perforación.

El gas es utilizado en el mundo entero para las cocinas de los hogares o bien para la calefacción de los mismos.

Hay dos clases de gases obtenidos mediante la perforación, y ellos son el gas etano y el gas metano.

El petróleo es otro de los combustibles fósiles que existen, y también se extrae realizando perforaciones en las capas de la corteza terrestre.

A través de la perforación se extrae petróleo crudo y para ello es necesario bombearlo para obtenerlo.

Una vez obtenido se realiza un proceso de refinación y luego se utiliza para la producción de propano, gasolina, diésel o combustible para aviones.

El carbón es un combustible fósil sólido, es duro como una piedra y para su extracción es necesaria la minería.

El carbón se utiliza para calefacciones y también para centrales eléctricas. Su dureza se debe a que es materia orgánica comprimida.

Por último tenemos a los combustibles nucleares, los cuales se obtienen a partir de la extracción del uranio.

El uranio se extrae, se refina y se convierte en barras. Este recurso natural se encuentra en el núcleo terrestre.

Esas barras son sumergidas en agua para que comiencen un proceso de descomposición que hace que libere energía.

La energía que se libera hace que el agua se caliente y de esta manera crea presión, una presión que es utilizada para hacer funcionar turbinas que generan electricidad.

Ventajas y desventajas de las energías no renovables

Las energías no renovables se utilizan desde hace mucho tiempo para diferentes cosas que hacemos en el día a día.

El proceso para extraerlas es relativamente sencillo, sobre todo si lo comparamos con la obtención de las energías renovables.

La inversión necesaria para obtenerlas es mucho menor y las ganancias generadas son muy grandes para los países que las producen.

Con el correr del tiempo surgieron problemas que cada vez tomaron más dimensión, como el calentamiento global por lo gases emitidos.

Cuando se produce una fuga de petróleo, por ejemplo, las consecuencias son a veces devastadoras debido a su alta contaminación.

Esa contaminación repercute directamente en la flora y la fauna del planeta, produciendo un desequilibrio ambiental que en alguno casos es irreversible.

Por este motivo hace tiempo que se está planteando reducir su utilización y comenzar a sustituirla por aquellas energías más amigables con el medioambiente.

Las energías no renovables se encuentran en muchos lugares del planeta, pero poco a poco se va tomando conciencia de que las renovables son una opción a futuro.

Muchos países están haciendo hincapié en las energías renovables, invirtiendo para su producción cada vez más.

Las empresas fabricantes de autos también están comenzando una transformación en sus fábricas para producir vehículos no contaminantes.

Entre todos podemos ayudar a reducir la contaminación y el futuro apunta a que las energías renovables tomarán un papel fundamental para el cuidado del planeta.

Los autos eléctricos y la energía solar son claros ejemplos de ello. y cada vez más personas y empresas luchan para cambiar las cosas.

Los países poco a poco van tomando conciencia y aporta su granito de arena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.