Pueblos y ciudades bonaerenses para pasar el día

Para aquellas personas que quieren despejarse y salir de la Capital existen pueblos y ciudades bonaerenses de gran atractivo.

Mucha gente elige tomarse unos días de vacaciones en cualquier época del año y disfrutar del turismo que ofrecen pueblos y pequeñas ciudades.

La provincia de Buenos Aires tiene una gran variedad para elegir pasar unas minivacaciones sin alejarse demasiado de casa.

A tan solo dos horas de la capital argentina podemos encontrar lugares como San Antonio de Areco, Carmen de Areco o Punta Indio.

También está Luján, La Plata, Lobos, Chascomús o Campana, todos ellos con sus particulares atractivos.

San Antonio de Areco

San Antonio de Areco es un lugar ideal para estar en contacto con la naturaleza y conocer los secretos del campo.

Ubicado a 120 kilómetros de la capital, una hora y media en auto, aquí se pueden realizar diversas actividades.

En este pueblo se celebra la Fiesta Nacional de la Tradición, evento donde los gauchos son los protagonistas.

En esta celebración criolla el pueblo se prepara para mostrar lo mejor de sus costumbres, incluida la culinaria.

Los puestos callejeros se arman para que los visitantes puedan saborear sus platos típicos de la región.

Se puede visitar la Zona de Preservación Natural o Casco Histórico, donde se pueden apreciar sus construcciones más antiguas.

Es un punto turístico donde se suelen ver fotógrafos inmortalizando sus calles con bares o almacenes más tradicionales.

La Plaza Principal, la Parroquia Nuestra Señora del Carmen o la Torre del Silencio en el cementerio son algunos de sus atractivos.

Se puede dar un paseo en caballo o sentarse cerca del río para disfrutar de la tranquilidad que se vive en el pueblo.

Pueblos y ciudades bonaerenses: Chascomús

Recorriendo la misma distancia podemos visitar Chascomús, que es conocida por su hermosa laguna, pero con otros atractivos más.

La Capilla de los Negros, la Estación de Ferrocarril o el Museo Pampeano son algunos de los lugares que hay que visitar.

La Laguna de Chascomús tiene una costanera donde se puede parar y disfrutar de la vista tomando unos mates.

Se puede apreciar gente realizando actividades deportivas como el kitesurf o el windsurf o incluso natación o regatas.

Se puede visitar la Catedral, el Museo Ferroviario o el Palacio Municipal donde se puede apreciar su tradicional arquitectura.

Uribelarrea es otro de los pueblos y ciudades bonaerenses que se puede visitar y está a tan solo 90 kilómetros de la Capital Federal.

Este pueblo es un gran atractivo para algunos directores de cine que quieren llevar a la pantalla grande algunos de sus recovecos.

Durante el día se suele llenar de gente que va a probar sus comidas, platos tradicionales y regionales muy bien hechos.

Luego se puede dar un paseo por el lugar visitando el Museo de las Herramientas, pasear por la Plaza Centenario o visitar la Estación de Tren.

Punta Indio es otro lugar para visitar a poco más de 150 kilómetros de distancia de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Es un lugar para disfrutar de la tranquilidad y el silencio, y pasear por su playa de arena mientras admiramos el paisaje.

Se puede visitar la feria artesanal donde los artesanos locales venden sus manualidades y a la noche sentarse en la playa y apreciar las estrellas.

Ubicado dentro del Parque Costero del Sur, declarado por la Unesco como Reserva Mundial de la Biosfera.

Existen más de cien especies de aves repartidas en las 30 mil hectáreas que forman la reserva, con una gran variedad de plantas y flores.

Se pueden reservar excursiones de pesca desde la costa o bien en una embarcación siendo la pesca deportiva es uno de sus atractivos.

Magdalena

A poco más de una hora de viaje en auto se puede visitar la localidad de Magdalena y visitar su reserva llamada «El Destino».

Para los amantes de la naturaleza es un sitio ideal para realizar caminatas, fotografiar aves y realizar pesca deportiva en el Río de La Plata.

Se pueden realizar cabalgatas por la zona disfrutando de la fauna autóctona y hacer un pic nic en el medio de la naturaleza.

La reserva tiene una superficie total de casi dos mil hectáreas y se pueden hacer zafaris fotográficos.

Seguramente si alguien pasea por la reserva encontrará contingentes escolares ya que es un lugar muy interesante para admirar la conservación de especies.

Si bien en todos estos lugares se pueden encontrar hospedajes muy bien acondicionados, los que prefieran pasar solo el día y volver también lo pueden hacer.

Los que elijen quedarse a pasar la noche pueden buscar preciosos lugares para alojarse como son estancias y cabañas.

Si tenés unos días libres y no sabés qué hacer, estos son algunos lugares que se pueden visitar y quedarse a disfrutar el paisaje, la gastronomía y las costumbres de cada uno de ellos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.