Empanadas caseras: una tradición argentina

Las empanadas caseras son una tradición culinaria en nuestro país y son muy consumidas durante todo el año.

Si bien las más tradicionales están hechas de jamón y queso y de carne, hoy en día existe una gran variedad de rellenos.

En un país como el nuestro donde se consume gran cantidad de carne, las llamadas empanadas criollas son un manjar.

Su historia se remonta a 3 mil años, cuando ya se hablaba de una masa de pan rellena con carne de cordero.

Pero como muchos de los platos típicos argentinos su llegada al país se debe a la inmigración europea.

Como suele suceder con otras comidas como la pizza o la pasta, las versiones de las empanadas fueron cambiando y adaptándose a las costumbres de nuestro país.

En Argentina podemos encontrar una gran cantidad de recetas dependiendo de la región en la que estemos.

Están las empanadas salteñas, con un masa que se hace con harina de trigo, grasa y pimentón y rellenas de carne cortada a cuchillo.

Su relleno es de carne hecha tipo guiso, picante, con verdeo, cebolla, ají molido, morrón, papa y huevo duro.

La empanada tucumana tiene como relleno matambre de vaca cortado a cuchillo, con pimienta, pimentón, comino y cebolla y ajo rehogados.

También está la empanada sanjuanina, la riojana, la santiagueña, la catamarqueña, la jujeña o la litoraleña.

Cada una de ellas con su particularidad en la cocción, en el relleno o en la masa son parte de la variedad que podemos encontrar.

Hacer empanadas caseras es bastante sencillo y no es necesario ser un experto en la cocina para que salgan ricas.

Vamos a meternos de lleno en la preparación que sirva como guía para aquellos que se animan a prepararlas.

Cómo hacer la masa para empanadas caseras

Para comenzar vamos a preparar lo ingredientes necesarios para hacer la masa de empanada, son bastante sencillos y fáciles de conseguir.

Para hacer dos docenas de empanadas vamos a necesitar 500 gramos de harina 0000 y 250 centímetros cúbicos de agua tibia.

Necesitaremos también 80 gramos de grasa, en el caso de no conseguirla se puede reemplazar por manteca.

Por último necesitaremos un poco de sal, lo ideal serían unos 15 gramos, pero la sal se suele poner a gusto.

Para comenzar a hacer la masa pondremos en una cacerola el agua, la sal y la grasa para que esta se derrita.

Ponemos la harina en forma de montaña, le hacemos un hueco arriba y la mezclamos con el agua tibia, la grasa y la sal.

A continuación se mezclan los ingredientes con la mano, amasando hasta que se se unan, y se forme una bola.

Dejamos reposar aproximadamente unos 30 minutos tapando la masa con un papel film para que no se seque.

Pasado el tiempo de reposo armaremos con la masa pequeñas bolitas del tamaño de una pelota de golf.

Una vez hechas la bolita se pasa por harina y se amasa manteniendo la forma redondeada hasta formar una masa de unos 2 milímetros.

Para que cuando se estire la masa quede redonda lo ideal es pasar el palo de amasar, darle un cuarto de vuelta a la masa y amasar de nuevo hasta dar toda la vuelta.

Una vez que tenemos preparadas todas las tapas pasaremos a preparar el relleno elegido para las empanadas caseras.

Es recomendable separar con film o un plástico las tapas de empanada para que no se peguen entre ellas.

Esto nos servirá a la hora de sacarlas una por una para colocarles el relleno que hayamos preparado.

Relleno para las empanadas

El relleno que le vamos a poner a las empanadas dependerá de los gustos de cada uno, por eso acá vamos a detallar algunos como ejemplo.

Las empanadas caseras pueden ser de carne, de jamón y queso, de humita, de cebolla y queso o vegetarianas, entre tantos otros gustos.

Para el relleno de carne vamos a necesitar carne picada o cortada a cuchillo, cebolla, morrón, aceitunas y pasas de uvas (esto es opcional).

El condimento de la mezcla va a ser con sal a gusto, orégano pimienta y ajo en polvo y comenzamos a freír la cebolla.

Para esto calentaremos un poco de aceite en una sartén y saltearemos la cebolla y el morrón hasta que queden blandos.

A continuación pondremos la carne picada y mezclaremos todo hasta que la carne esté casi hecha y jugosa.

Para hacer los huevos duros los pondremos a hervir durante 7 minutos en una cacerola pequeña y una vez hechos se mezclarán con la carne.

Una vez llegados a este punto colocaremos la mezcla en medio de la tapa de empanada de manera que nos permita doblar la masa al medio para hacer el repulgue.

El repulgue se puede hacer con la mano o bien ayudándonos con un tenedor, aplastando el borde hasta que quede cerrado.

Si lo hacemos con la mano lo ideal es apretar el borde con los dedos y a continuación empezar a doblarlo dándole una vuelta.

Para las empanadas de jamón y queso se necesitará jamón cocido y queso mozzarella, ambos cortados en cuadrados.

Se coloca la mezcla toda junta en el medio de la tapa de empanada y se les hace el repulgue para que quede sellada.

Como mencionábamos anteriormente, el relleno puede ser de lo que uno quiera, de pollo, de verduras o de lo que más nos guste.

Seguramente cada uno tendrá una receta, tanto para el relleno como para la salsa del mismo, y seguramente salen de primera!

Así que ya saben, el que se quiera animar y hacer unas buenas empanadas caseras no se va a arrepentir del resultado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.