Diseños de alta costura para SpaceX

La moda se mete de lleno en el espacio. Los diseños de alta costura para SpaceX son la prueba de que los astronautas también pueden vestirse elegantemente.

Elon Musk contrató a una empresa para que haga el diseño de los trajes con los que los astronautas se vistan para las misiones espaciales que se están programando.

El dueño de esta empresa es un diseñador con una trayectoria en Hollywood que lo convirtió en la persona que se hará cargo del diseño del «mono» de trabajo de los astronautas.

La idea viene desde hace unos años, cuando en el 2016 el dueño de SpaceX decidió hacer un casting de diseñadores para ver los posibles modelos que se pueden utilizar para viajar al espacio.

El seleccionado para esta tarea fue el diseñador José Fernández, quien hace años viene confeccionando trajes y diseños para películas de Hollywood tan reconocidas como Spiderman, Ironman o el Capitán América.

Entre los motivos por los cuales se prestó atención al diseño de los trajes de los astronautas está la comodidad.

Diseños de alta costura para SpaceX

Diseños de alta costura para SpaceX: trajes espaciales creados a medida

Son trajes de gran volúmen que a primera vista paracen muy difíciles de vestir, ya sea por su poca flexibilidad, por su tamaño o su dureza.

Para ello José Fernandez se puso manos a la obra para crear algo que cumpliera con todas las normas que un traje espacial debe tener.

El hecho de que haya trabajado para la creación de vestuario de reconocidas películas también hizo que vaya más allá del diseño de ropa.

Creó una mascarilla con micrófono y auriculares, algo fundamental en los trajes de quienes irán al espacio, pero esta vez el motivo fue para la pandemia que sufre el mundo.

Uno de los astronautas que se probó el nuevo diseño fue el francés Thomas Pasquet, que junto con otros tres viajará al espacio vistiendo el traje cuyo color predominante es el blanco.

También decidió darle algunos detalles diferentes diseñando algunas partes del mismo de color negro, como son las partes de los codos y los laterales.

José Fernández cuenta cómo se gestó la idea de diseñar estos trajes. Asegura que recibió una llamada para presentarse a un casting para SpaceX. Al principio creyó que se trataba de una broma.

Al ver que la realidad superaba la ficción y que no se trataba de confeccionar todo esto para una pelícua decidió comenzar con el diseño.

Confeccionó el traje minuciosamente y después se centró en el casco. Este último llamó la atención de Elon Musk al punto que fue su diseño el que terminó de convencer al excéntrico multimillonario.

Creación del casco basada en viejas películas

La idea para el diseño del casco que utilizarán los ingenieros que viajen al espacio la sacó de la vestimenta que fue utilizara para la película «2001, Odisea en el Espacio».

En esta película filmada en el año 1968 el actor estadounidense Keir Dullea aparecía con un casco cuyo diseño permitía una visión amplia gracias a la transparencia que cubría la parte frontal de la cara.

Por otro lado el diseñador también tuvo en cuenta los cascos que la banda musical Daft Punk elijió para sus videoclips que le llamaron la atención y lo inspiraron para este trabajo.

Una vez terminado el casco Fernández tuvo que presentarlo ante los ingenieros que se encargaban de todos los detalles para que cuempliera con las especificaciones necesarias para su aprobación.

Para eso se debía fabricar con materiales especiales que soportaran todas las condiciones que se encontrará en el espacio, trabajo que se realizó en diferentes fases con los mejores especialistas.

Los trajes, denominados Starman fueron hechos a medida, con detalles muy específicos para que cada uno que los vistiera sienta una comodidad con la que le permita realizar movimientos fáciles, incluídas las botas que fueron creadas para ello.

Comodidad y liviandad como base fundamental

La idea que le planteó Elon Musk a Fernández fue que los astronautas tenían que sentirse tan cómodos con el traje puesto que no quisieran sacárselos, para ello las medidas para cada parte del cuerpo debían ser perfectas.

Otro punto que se debió tener en cuenta es la energía que gastan los astronautas cuando realizan movimientos en el espacio. Además de la flexibilidad que deben tener los trajes el peso del mismo debe ser el menor posible.

Al tener un volúmen tan grande el material tiene que ser lo suficientemente liviano como para que el esfuerzo corporal para moverse de un lado a otro sea el menor posible.

Finalmente, el diseño creado fue perfecto y luego de pasar todas las estrictas pruebas necesarias el traje ya está listo para que los astronautas lo disfruten en sus largos viajes que les quedan por delante.

Con estos nuevos trajes creados en el estudio llamado IronHead con diseños de alta costura para SpaceX los anteriormente utilizados quedarán para coleccionistas y museos donde se muestern orgullosos de haber formado parte de la historia espacial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.