Día mundial de la pizza: historia de una comida universal

Hoy se conmemora el día mundial de la pizza, una comida que se consume en todos los rincones del planeta.

Si bien la pizza representa a Italia, más precisamente a Nápoles, ciudad donde se creó, la pizza es una comida que se conoce en todo el mundo.

La receta para hacer una buena pizza puede variar tanto que no hay una igual que otra, como sucede con cualquier comida casera.

La masa se hace con harina, levadura, agua, aceite y sal, y a partir de ahí se abre un abanico de posibilidades para los sabores y condimentos.

La masa puede ser fina, mediana o más gruesa, y se puede hacer en un horno tradicional, en un horno de barro, a la piedra o a la parrilla.

Es una comida que la gente la consume para reuniones de todo tipo, en Argentina cuando hay un partido de fútbol es algo que no falla.

En relación a quién la creó hay varias versiones, la más comentada es aquella que dice que en el año 1889 fue Raffaele Espósito quien la inventó.

En esa ocasión este pizzaiolo hizo tres tipos diferentes de pizza a la Reina Margherita para una comida en el Palacio Real de Capodimonte.

La Reina eligió una que tenía los colores de la bandera de Italia, con el color rojo de los tomates, el verde de la albahaca y el blanco de la mozzarella.

A partir de ahí la pizza Margarita, en honor a la Reina se convirtió en la más conocida en todo el mundo.

Pero ya para esa época en Nápoles existía una pizzería llamada Antica Pizzería Port´Alba que abrió sus puertas en el año 1830.

Hoy en día esta pizzería continúa abierta y es reconocida como la pizzería en activo más antigua del mundo.

Día mundial de la pizza historia de una comida universal1

Día mundial de la pizza: condimentos para todos los gustos

En el caso de la pizza argentina, se cree que es más gruesa porque cuando los italianos llegaron al país los condimentos como la harina abundaban.

Lo mismo sucedía con el queso y el tomate, básicos para la preparación, que en el país europeo escaseaban y en Argentina eran moneda corriente.

Hoy en día la pizza es una comida accesible y existen infinidad de variedades que hacen que su consumo sea importante.

La pizza de jamón y queso es la más tradicional y la más consumida en nuestro país, pero en casa la receta puede ser de lo más extravagante.

Puede llevar carne, como el caso de la boloñesa, pollo, panceta o bien más liviana y saludable como la de verduras.

La pepperoni es otra muy solicitada, también está la fugazza, con cebolla, la funghi con setas o la napolitana con tomate y ajo.

Lo que nunca falta es el queso, que tradicionalmente es la mozzarella, pero puede cocinarse con varios tipos diferentes.

Puede ser de queso solo, de 4 quesos, con huevo frito, de parmesano, jamón crudo y rúcula o con tomate y ajo.

A decir verdad hoy en día no hay una receta que sea la «correcta», por lo que podemos añadir lo que se nos ocurra.

Uno de los condimentos que nunca falta en la pizza es el orégano, que le da un toque especial aunque la pizza sea solo de queso.

Receta para elaborar una pizza

Es difícil decir cuál es la mejor pizzería de argentina ya que los gustos son personales y cada uno decide cuál es la que prefiere.

En cuanto a la forma que se le da a la masa, la redonda es la más tradicional, que se corta en porciones triangulares.

Pero también se pueden encontrar pizzas cuadradas o rectangulares, incluso hay lugares que la venden por metro.

Para celebrar el día mundial de la pizza no hay nada mejor que cocinar una pizza casera a gusto y placer de cada uno.

Por eso vamos a dar una idea de los ingredientes necesarios para la elaboración de la masa, el resto queda a criterio personal.

Preparación de la masa para celebrar el día mundial de la pizza

Para comenzar necesitamos harina de trigo, y vamos a suponer que usaremos medio kilo para unas dos o tres pizzas.

También hará falta levadura, que para esta cantidad de harina necesitaremos alrededor de 12 gramos.

Utilizaremos unos 20 gramos de sal, un poco de aceite, si es de oliva mejor y por último mezclaremos todo en 250 ml de agua.

Una vez mezclados todos los ingredientes llega la hora de amasar y dejar que la levadura haga su trabajo.

Una de las opciones es amasar dos veces, dejando un tiempo de entre 10 y 20 minutos entre cada amasado.

Una vez que terminamos de amasar hay que dejar reposar la masa, que si bien lo ideal es dejarla de un día para el otro, se puede hacer esperando un par de horas.

Después del reposado, hay que separar la bola de masa en dos o tres más pequeñas y estirarlas hasta darle la forma redondeada.

Cuando ya está la forma redonda se le pone salsa de tomate y se lleva al horno durante 15 minutos a una temperatura de 250 grados.

Pasado ese tiempo ya tenemos a lo que se conoce como prepizza, se casa del horno y se añade el queso, el jamón o lo que uno le quiera poner.

Luego de unos minutos la pizza ya está lista para servir y comer para celebrar el día mundial de la pizza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.