Keanu Reeves: una vida marcada por la tragedia

Nacido en Beirut, Líbano, el 2 de septiembre de 1969, Keanu Reeves es uno de los actores más queridos por la gente.

A los 3 años de edad el actor se mudó con su madre a Canadá luego de que su padre los abandonara.

A los 17 años se fue con su padrastro a Los Ángeles, California, donde comenzó su carrera como actor.

Al darse cuenta que Hollywood vivía una época dorada en ese entonces, comenzó a estudiar actuación.

Comenzó a recorrer teatros en busca de algún papel como actor, y también recorría canales de televisión para que lo contrataran para algún comercial.

De a poco fue obteniendo papeles secundarios de todo tipo, hasta que en el año 1989 logró su primer papel protagónico.

La película llamada Bill and Ted´s Excellent Adventure fue todo un éxito y consagró a Keanu Reeves como actor.

Su actuación en esa película y en una secuela filmada en el año 1991 hizo que comenzaran a aparecerle contratos para papeles más importantes.

Tres años más tarde consiguió un papel protagonista en la película Speed, donde compartió reparto con Sandra Bullock y Dennis Hopper.

A partir de entonces las productoras más importantes comenzaron a interesarse por él para realizar películas importantes.

Unos años más tarde fue contactado para una segunda secuela de Speed, pero el actor buscaba algo más exigente y decidió no participar.

Eso le trajo algunos inconvenientes, al punto que la famosa productora de la película, 20th Century Fox le cerró las puertas.

Si bien eso supuso un duro golpe para el actor, su gran capacidad actoral hizo que continuara actuando en diferentes producciones.

Keanu Reeves una vida marcada por la tragedia
Foto: www.latercera.com

The Matrix, una película que llevó a la fama mundial a Keanu Reeves

Su perseverancia hizo que en el año 1999 se le presentara lo que sería su mejor producción, protagonizando la famosa película The Matrix.

El éxito de esa producción fue tal que llevó al actor a lo más alto de su carrera, ganando una gran cantidad de premios.

Viendo la gran aceptación por parte del público mundial que tuvo el film, inmediatamente le ofrecieron hacer una segunda parte de la película.

Hasta ese momento la carrera del actor era perfecta, consiguiendo los papeles protagónicos que buscaba y realizándolos de manera impecable.

Pero entonces ocurrió algo que le cambiaría la vida personal por completo: la muerte de su hija Ava.

Luego de complicaciones en el embarazo, Jennifer Syme, su entonces esposa, tuvo un parto prematuro.

A los ocho meses de embarazo nace su hija, pero lamentablemente sus problemas hicieron que perdiera la vida.

Esa desgracia hizo que Keanu Reeves no tenga fuerzas para continuar grabando películas y decidió apartarse de las grabaciones.

Pero las malas noticias para el actor no iban a terminar ahí. La muerte de su hija tuvo como desenlace la separación del actor con su esposa.

Estaba devastado por todo lo sucedido cuando en el año 2001 su entonces ex pareja sufre un accidente de tránsito y pierde la vida.

Poco tiempo después a su hermana Kim le diagnostican leucemia, lo que hace que Keanu Reeves dedicara todo su tiempo y dinero en apoyarla.

Afortunadamente Kim Reeves logró recuperarse, pero todos estos sucesos hicieron que el actor repensara su forma de vida.

Austeridad, bajo perfil y donaciones

Luego de todos estos hechos desafortunados el actor logra sobreponerse y retoma su trabajo como actor.

En el año 2003 graba la segunda y la tercera parte de The Matrix que acaban siendo un éxito total.

Para ese entonces ya tenía decidido que más allá de su trabajo, su vida iba a ser de austeridad y bajo perfil.

A pesar de lograr la fama mundial comenzó una vida como cualquier persona, caminando por las calles y utilizando el transporte público.

Con una vida alejada de los lujos que la mayoría de los actores de Hollywood ostentaban, él vivía en una casa normal.

Con los estratosféricos montos de dinero que ganaba ayudaba a organizaciones, hospitales y causas benéficas.

Continuó grabando y produciendo películas, muchas de ellas de bajo perfil hasta que en el año 2013 debutó como director.

Si bien la película que dirigió, Man of Taichi estuvo lejos del éxito, su gran capacidad hizo que un año después volviera a lo más alto.

En esa ocasión protagonizó John Wick, demostrando una vez más sus grandes dotes como actor.

Luego de eso grabó dos secuelas más de la película, una más de Bill and Ted y comenzó con la cuarta parte de The Matrix.

Foto: www.notiulti.com

Hasta el momento Keanu Reeves participó en más de 70 películas, siendo varias de ellas grande éxitos de la pantalla grande.

Entre éstas películas están El Abogado del Diablo, Replicas, To The Bone, Knock Knock, Passengers o la tan famosa The Matrix.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.