Cómo hacer cerveza artesanal

La cerveza artesanal es una bebida que en los últimos años se puso de moda y la podemos encontrar en cualquier bar.

Hacer cerveza no es complicado, requiere paciencia, y si se siguen los pasos correctamente no hay duda de que puede salir muy buena.

La cerveza es una bebida milenaria, las últimas investigaciones aseguran que el China la fabricaban hace unos 5 mil años.

Si recorremos cualquier parte del mundo vamos a encontrarla ya que se toma en casi todos los rincones del planeta.

Para hacer cerveza artesanal es necesario tener un equipo de cocción que no necesariamente tiene que ser profesional.

De hecho, para cocinar cerveza cualquier persona puede fabricarse su propio equipo y hacerla en su casa, pero para eso es necesario tener nociones básicas.

A grandes rasgos podemos encontrar cervezas rubias, rojas y negras, pero dentro de cada una de estas existe una gran variedad de sabores.

La cerveza más consumida es la conocida como Lager, una cerveza rubia, dorada y cristalina con un cuerpo moderado.

Las cervezas con más cuerpo y consistencia fueron ganando terreno de a poco, y hoy podemos encontrar la APA y la IPA.

La Apa, American Pale Ale es una cerveza con más cuerpo que la Lager, con un color un poco más intenso y con un marcado olor a lúpulo.

La IPA, India Pale Ale tiene aún más cuerpo, un color más intenso, más graduación alcohólica y más amargor, todo esto logrado gracias a sus ingredientes.

Pero cómo se hace una cerveza artesanal? Bueno, vamos a explicar paso a paso cómo hacer una cerveza para que salga bien.

Lo primero que vamos a ver es qué necesitamos para cocinar, macerar, fermentar y madurar la cerveza artesanal.

Equipo necesario para la elaboración de cerveza artesanal

Para hacer cerveza lo primero que tenemos que hacer es tener un equipo de cocción que consta de varios utensilios.

Suponiendo que queremos cocinar veinte litros de cerveza vamos a necesitar una olla de cocción de unos 30 litros, y una olla de maceración del mismo tamaño.

También necesitaremos un termómetro, un densímetro, una jarra, una pala para revolver, una balanza, una bolsa de macerado y un fermentador.

Por último, es recomendable tener un enfriador contracorriente que servirá para el trasvase del mosto (lo que se cocina) al fermentador para conseguir la temperatura adecuada.

Para aquellos que quieren incursionar en la elaboración de cerveza pueden encontrar los kits de iniciación que vienen con todo lo básico para empezar a hacer cerveza.

Ingredientes necesarios para la elaboración

Una vez que tenemos el equipo armado es hora de ponerse a trabajar, y para ello tenemos que preparar todos los ingredientes,

Para hacer cerveza artesanal los ingredientes que vamos a necesitar son el grano (cebada), levadura, lúpulo y agua.

Como sucede con el equipo de elaboración, los ingredientes también se pueden conseguir en un kit, el cual viene con las cantidades correspondientes.

Elaboración

Para elaborar la cerveza artesanal es muy importante respetar los tiempos, las medidas y sobre todo, la limpieza.

Este último punto es importante ya que si no se manipula todo correctamente es muy probable que la cerveza se contamine y tenga un sabor muy feo.

Por eso es importante seguir las instrucciones que vienen con el kit de ingredientes para que el resultado sea el deseado.

Dicho esto, nos pondremos manos a la obra y pondremos a calentar el agua para comenzar con la maceración.

La maceración es un proceso a través del cual los granos de cebada se introducen en agua caliente como si fuera un té para que el grano despida el almidón.

Básicamente lo que ocurre en el proceso de maceración es la conversión del almidón de los granos de cebada en azúcares fermentables.

Este proceso consiste en colocar el grano en la olla de maceración en la bolsa correspondiente y luego se le añade agua a una temperatura de unos 80 grados.

Una vez que se añade el agua se deja la olla tapada durante 60 minutos para que se produzca el proceso químico.

Pasado ese tiempo el paso siguiente será trasvasar el líquido llamado «mosto» a la olla de cocción para luego llevarla al hervor.

Cuando comienza a hervir el mosto es el momento de añadir el lúpulo y se añade la cantidad necesaria para darle al amargor necesario para el tipo de cerveza que se está elaborando.

El tiempo total que debe pasar una vez que comenzó a hervir son 60 minutos, pasados los minutos se apagará el fuego.

Mientras esto sucede dejamos pasar 30 minutos para luego añadir nuevamente la cantidad de lúpulo necesaria para que de un poco más de amargor, sabor y aroma.

Faltando unos10 minutos para la hora de hervor añadiremos una última parte de lúpulo, esta vez para darle aroma.

Cuando se completa la hora de hervor apagamos el fuego y debemos trasvasar la totalidad del mosto al macerador.

Durante este proceso se debe utilizar el enfriador contracorriente para que el líquido llegue a la temperatura adecuada para la fermentación.

Una vez en el fermentador se le añade la levadura para que ésta se «coma» el azúcar y lo convierta en alcohol.

Este proceso dura una semana aproximadamente, luego de haber finalizado el proceso de fermentación llega la hora de embotellar.

Para ello necesitaremos botellas, tapas, tapadora y azúcar o dextrosa, para la formación natural del gas en la botella.

Llenaremos las botellas trasvasando el líquido en las mismas a través de una manguera y luego las taparemos y las dejaremos reposar en un lugar fresco, seco y sin luz.

A los 15 días podremos disfrutar de una buena cerveza con el orgullo de haberla elaborado con nuestras propias manos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.