Charly García, una vida dedicada a la música

Reconocido como uno de los mejores músicos de la historia argentina, Charly García tuvo una vida dedicada a la música que vale la pena conocer.

Para comenzar a hablar sobre su carrera musical tenemos que remontarnos a su niñez, cuando este genio tenía tres o cuatro años y ya mostraba sus habilidades.

Con esa edad se sentó en un piano y comenzó a tocar música clásica de oído, asombrando a todo aquel que estaba presente.

Su primer piano fue de juguete, y al ver que lo manejaba con la facilidad de un genio decidió anotarse en un conservatorio.

Sus comienzos fueron en el reconocido conservatorio Thibaud Piazzini, en la ciudad de Buenos Aires.

Es ahí donde a la edad de 12 años recibió el diploma de concertista de música clásica, algo que ya demostraba sus increíbles dotes.

Mientras asistía a la escuela Charly García seguía enamorado de la música y lo demostraba tocando el piano en los actos que allí se celebraban.

Mientras cursaba sus estudios en un instituto militar Charly formó lo que fue su primera banda musical llamada To Walk Spanish.

Pero fue cuando formó Sui Generis, su segunda banda junto a Nito Mestre que vio la luz su primer disco.

Vida, como se llamó el disco salió a la venta en el año 1972 y luego en los años 1973 y 1974 crearon Confesiones de invierno e Instituciones respectivamente.

Serú Girán fue la banda con la que sacó varios discos que tomaron fama, como son Serú Girán, La Grasa de las Capitales, Bicicleta, Peperina y No llores por mi, Argentina.

Fue después de este último disco, en el año 1982 cuando decidió comenzar su carrera como solista.

A partir de ahí comenzó su meteórica carrera llegando a convertirse en el músico más importante no solo de Argentina sino de Latinoamérica.

Charly García, una vida dedicada a la música1
Foto: www.unidiversidad.com

La vida personal de Charly García, un genio de la música

En lo que se refiere a su vida personal, Charly García vivió una niñez que lo marcó entre otras cosas cuando sus padres se fueron a Europa.

Se quedó con sus hermanos al cuidado de su abuela y las mucamas que trabajaban en la casa de sus padres.

Eso le provocó un estrés que derivó en una enfermedad llamada vitiligio, lo que le produjo un cambio en la pigmentación de su piel.

El vitiligio también le provocó el tan famoso bigote que tiene de dos colores, lo que convirtió su imagen en un ícono.

Nacido un 23 de octubre de 1951, se casó con María Rosa Yorio con quien tuvo a su hijo Miguel Ángel.

Mientras creaba sus primeros grupos de música, fue conociendo a músicos de la talla de Nito Mestre, Raúl Porchetto y más tarde a Andrés Calamaro y a Fito Páez.

Con ellos dos fue con quien empezó a popularizarse llegando a tener el reconocimiento de la gente.

Con Andrés Calamaro lanzó Yendo de la cama al living, presentándose en el estadio de Ferrocarril Oeste ante 25 mil personas.

Un año más tarde Calamaro fue sustituido por Fito Páez quien se hizo cargo de los teclados y sacaron el disco Clics modernos y Piano Bar.

En el año 1986 comenzaba otra etapa de su carrera musical y esta vez grabaron Tango, un disco grabado con su antiguo compañero Pedro Aznar.

Foto: www.latercera.com

Su trabajo en solitario

A partir de ahí Charly García decidió incursionar como solista siendo su primer trabajo Parte de la religión en el año 1987.

En el año 1991 volvió a juntarse con Pedro Aznar y grabaron Tango 4, y a raíz de eso el grupo Serú Girán volvió a juntarse.

El nombre del grupo cambió a Serú Girán ´92 y compusieron el disco llamado La hija de la lágrima, una especie de ópera-rock.

En el año 1994 Chary García grabó para la MTV un Unplugged, cosechando un gran éxito y poniendo fin a otra etapa musical en su vida.

Foto: www.bbc.com

Ya en el año 1996 vino lo que sería una de sus últimas grabaciones discográficas llamada Say no more, realizado con su propio sello discográfico que llevaba el mismo nombre que el disco.

La carrera de este genio de la música tuvo un éxito enorme que concordaba con el cariño que la gente le tenía a él.

Como consecuencia de eso, en el año 2004 la Academia de la Música Argentina le otorgó el premio Latino de Honor.

Esto fue de alguna manera el broche de oro que coronó y confirmó su extraordinaria carrera.

Como suele suceder con la mayoría de los músicos que han marcado una época, hoy las canciones de Charly continúan escuchándose.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.