Calefacción: qué opción elegir para calentar la casa

Llegan los días fríos y tenemos que tener a punto la calefacción. Qué opción elegir para calentar la casa sin gastar demasiado.

Hoy en día existe una gran variedad de aparatos para calefaccionar la casa que pueden ser a gas, eléctricos o a leña.

Lo que se elija tiene que cubrir las necesidades, es decir que tiene que calentar los ambientes del hogar.

De acuerdo a eso podemos tener una idea de qué aparatos comprar pensando en el consumo que vamos a tener.

Lo primero que debemos hacer es realizar una búsqueda sobre las opciones que existen y comparar precios, nunca viene mal.

Otra cosa que se debe tener en cuenta es la inversión que se quiere realizar, a veces es necesario gastar un poco más para que luego el bolsillo lo agradezca.

Los calefactores eléctrico de bajo consumo son la novedad para este invierno, ya que calientan bien y no gastan tanto.

Si el ambiente que queremos calentar es el living, una buena opción que hace rato está de vuelta son los hogares a leña o salamandras.

El split es también una opción, sobre todo si aprovechamos y compramos un frio/calor para poder aprovecharlo en verano.

Para lugares más pequeños como puede ser un baño podemos pensar en un caloventor o estufa eléctrica.

También están los radiadores que funcionan con aceite, aunque hoy en día hay opciones de menor consumo.

Calefacción con panel eléctrico

Los paneles calefactores son hoy la opción más conveniente a la hora de compara un artefacto ya que vienen de bajo consumo.

Tienen la capacidad de emitir un alto porcentaje de esa energía eléctrica en calor, lo cual hace que gaste hasta tres veces menos que un calefactor eléctrico tradicional.

Otra de las ventajas es su seguridad, ya que no lleva ni aceite ni gas para su funcionamiento, lo cual lo hace más fiable.

panel-calefactor

Salamadras

Las salamandras se volvieron a usar hace un tiempo como sistema de calefacción, y hoy en día hay una gran variedad, tanto en tamaño como en precio.

Además de calentar, estos artefactos le dan un toque diferente al ambiente si se coloca, por ejemplo en el medio del living.

Del tamaño de la salamandra dependerá la cantidad de leña que se le pueda poner, y claramente, mientras más grande sea más calor emitirá.

Uno de los puntos a tener en cuenta si nos decidimos por ella es que hay que estar pendiente de que no se quede sin leña.

Además, el hecho de manipular la leña hace que en el ambiente donde esté haya más suciedad, pero todo es soportable a la hora de calentar la casa.

Si te gusta mirar al fuego y disfrutar de ese momento es algo que vale la pena, sobre todo si cumple su función.

Radiadores eléctricos

Lo radiadores son una opción de calefacción para lugares más pequeños, como un baño o una habitación.

Si bien su consumo no es el menor del mercado, gasta menos que un aire acondicionado o split, aunque un poco más que un panel calefactor.

Si lo que queremos es calentar un ambiente grande, entonces el tamaño del radiador tiene que ser mayor, igual que su consumo.

Lo mismo sucede si queremos un caloventor, el tamaño que tienen sirve únicamente para lugares no muy amplios.

Foto: www.shopmancini.com

Para calentar un baño antes de darse una ducha es una opción interesante si tenemos en cuenta su precio.

Split, calefacción para invierno y verano

El aire acondicionado split es una buena opción ya que tiene la capacidad de calentar el ambiente de acuerdo a la temperatura programada.

Se puede poner a una temperatura alta si el ambiente es grande para que caliente más rapidamente.

Una vez que el ambiente está a una temperatura agradable se puede bajar y mantener la misma.

La ventaja más importante que tiene este artefacto es que se puede usar también en verano para bajar la temperatura.

Si la inversión que se quiere hacer es un poco mayor, puede ser mucho más útil ya que se usa tanto en invierno como en verano.

Como decíamos al principio, la variedad que existe en el mercado de artefactos de calefacción es muy amplia.

Hay opciones para todas las necesidades, gustos y bolsillos, simplemente hay que pensar bien en lo que se quiere gastar y en lo que se quiere calefaccionar.

Si la inversión que se hace cubre las necesidades y nos mantiene calentitos en nuestras casas, entonces adelante.

Muchos comercios ofrecen cuotas que se pueden aprovechar para pagar sin sobresaltos y ya tenemos el artefacto para varios inviernos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.