Budín de pan

El budín de pan o pudín de pan es un postre muy consumido en nuestro país, pero también en algunas otras partes del mundo.

Es un plato sencillo de hacer, a base de pan que sobró de días anteriores y que se duele acompañar con dulce de leche.

Su preparación lleva además huevo y leche, y a partir de ahí se pueden añadir diferentes ingredientes como puede ser naranja o limón.

En cuanto a su acompañamiento, hay quienes lo sirven con dulce de leche, con crema pastelera o con caramelo.

Aunque parezca raro, este poste es consumido en lugares como Inglaterra, España o incluso en Malasia.

También es un plato dulce que se sirve en muchos países latinoamericanos cono Perú, Chile o Puerto Rico, por nombrar algunos.

El pudín de pan puede servirse en algunos restaurantes de comida casera, pero si nos animamos a hacerlo en casa queda exquisito.

Vamos entonces a meternos de lleno en su preparación, que es fácil rápida y no requiere de muchos elementos de cocina.

budin-de-pan

Cómo preparar un buen budín de pan

Lo primero que debemos hacer a la hora de hacer un budín de pan es preparar todos los elementos que vamos a utilizar.

Por otro lado dejaremos todos los ingredientes listos, algo importante para no perder tiempo buscando algo que nos olvidamos.

Qué elementos de cocina vamos a necesitar? Bueno, comenzamos con una batidora, el molde en donde lo vamos a colocar y una sartén.

En cuanto a los ingredientes necesarios, prepararemos unos 300 gramos de pan que nos sobró de días anteriores.

Vamos a utilizar un litro de leche, 205 gramos de azúcar, tres huevos y vamos a rallar la cáscara de un limón.

Comenzamos cortando las sobras de pan en trozos pequeños, también se pueden usar facturas que sobraron.

Una vez que troceamos el pan se mete en la licuadora junto con la leche, que previamente calentamos hasta que esté tibia.

Dejamos que se humedezca el pan con la leche una media hora aproximadamente, hasta que absorba el líquido.

Para aprovechar ese tiempo, podemos preparar el caramelo que le pondremos encima al budín de pan.

Para ello buscaremos un recipiente como olla o sartén adecuada y colocaremos una taza de azúcar.

Pondremos a hervir también un vaso de agua que luego mezclaremos con el azúcar una vez que esté derretida.

Cuando el azúcar esté completamente derretida apagaremos el fuego y mezclaremos con el agua hirviendo hasta que esté todo unido.

Luego de este paso dejaremos enfriar la mezcla, y una vez que el caramelo esté listo lo pondremos en el molde.

Es importante que el caramelo cubra toda la superficie del molde, esto es las paredes y el fondo del molde.

Esperamos a que pase la media hora y colocamos la mezcla del pan y la leche en la licuadora para hacer una crema.

La consistencia de la mezcla la decidirá cada uno, puede quedar completamente licuado o bien dejar que algunos trozos de pan queden sin deshacerse.

Una vez tengamos la mezcla que queremos añadimos el azúcar y los huevos y metemos todo en la licuadora.

Ahí lo dejaremos hasta que la consistencia de la mezcla quede completamente unida y en el punto deseado.

A continuación sumaremos a la mezcla la ralladura de la cáscara de limón que preparamos previamente.

Una vez hecho esto colocaremos la mezcla en el molde al que previamente cubrimos con el caramelo.

El paso siguiente será cubrir el molde con papel manteca para que el budín de pan mantenga la humedad necesaria para que no se seque.

Para cocinarlo vamos a hacerlo en baño maría, es decir que colocaremos en un recipiente más ancho un poco de agua y dentro de él el molde con la mezcla.

Lo pondremos a fuego lento y dejaremos que se cocine durante al menos una hora, en el caso de hacerlo en el horno la temperatura del mismo será de entre 150 y 170 grados.

Una vez pasado ese tiempo lo sacaremos y dejaremos que se enfríe para luego ponerlo en un plato.

Por último pondremos el acompañamiento deseado, que puede ser crema o dulce de leche, o ambos.

Ahora lo que queda es servirlo y disfrutar de este postre que seguramente quedó exquisito, y que puede servir para sorprender a cualquiera.

Así que ya saben, si sobró pan que ya no se puede comer no lo tiren, aprovechen para hacer este plato dulce delicioso y muy fácil de hacer.

Esta es una receta económica que se puede hacer para después de cualquier comida y que sin dudas no puede sacar de un apuro a la hora de pensar el postre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.