Galletas de avena caseras: fáciles y muy ricas

Las galletas de avena son una buena opción a la hora de hacer algo dulce en casa, ya sea para desayuno, merienda o para picar en cualquier momento.

Esta receta casera es fácil, rápida y no necesita muchos ingredientes para hacerse, y les puedo asegurar que salen exquisitas.

Los ingredientes básicos para su preparación son la mezcla de harina de dos cereales, el trigo y la avena.

No está muy claro su origen ya que algunos dicen que se prepararon por primera vez en el reino Unido y otros lo atribuyen a Escocia.

En este último país la avena era muy consumida en diferentes platos, por lo que es probable que haya nacido allí.

Sea cual sea su origen estas galletas se consumen en muchos países del mundo, y Argentina es uno de ellos.

galletas-avena

Vamos a explicar entonces los ingredientes necesarios para preparar las galletas de avena y los pasos a seguir para que queden perfectas.

Ahora que empiezan los días de frío, tomar unos mates, un café o un té a media tarde con una buenas galletas es ideal.

Algunas personas prefieren hacer las galletas caseras ya que son más sanas que algunas que se pueden conseguir en tiendas o supermercados.

Sea por ese motivo o por el simple hecho de que te gusta cocinar y probar nuevas recetas, esta es una que no suele fallar.

Ingredientes para hacer galletas de avena en casa

Para comenzar vamos a ver qué ingredientes son necesarios para preparar estas deliciosas galletas.

Como mencionábamos anteriormente, los ingredientes de base son la avena y la harina de trigo, pero hay algunos más.

En cuanto a las cantidades de cada uno, a continuación pueden encontrar la lista y ver si están todos en casa o hay que salir a comprar alguno.

Vamos a necesitar unos 50 gramos de harina de trigo, 115 gramos de copos de avena, 50 ml de aceite de girasol y 75 gramos de azúcar.

También será necesario tener un huevo, una cucharada de esencia de vainilla y un poquito de sal.

Aquellos que quieran probar con harina integral pueden hacerlo, queda muy bien, y si quieren poner azúcar negra mejor todavía.

A partir de acá se pueden añadir diferentes ingredientes que van a gusto de quien prepara las galletas de avena.

Hay quienes le ponen pasas de una, frutos secos como almendra o nuez o también se le puede poner pepitas de chocolate.

Cualquiera de estas opciones queda bien, así que si tenés algo de esto en tu casa evitas salir a compar.

Cómo preparar las galletas

Para comenzar la preparación vamos a poner el huevo en un recipiente y lo mezclamos con azúcar hasta que quede una crema.

Una vez lograda esa mezcla añadiremos esencia de vainilla y el aceite que hemos preparado con anterioridad.

El siguiente paso será sumarle la harina de trigo, los copos de avena y una pizca de sal para luego amasar hasta que quede consistente.

Luego del amasado hay que dejar que la masa descanse y se enfríe, por lo que meteremos la mezcla resultante en la heladera unos 20 minutos.

Pasado ese tiempo lo que sigue es armar las galletitas haciendo pelotitas del tamaño deseado para luego aplastarlas y darle la forma característica.

Para ello necesitaremos un poco de aceite en las manos para que no se pegue la masa mientras las manipulamos.

A medida que vamos dando la forma final las vamos poniendo en una bandeja para luego meterlas al horno.

Poner a calentar el horno a una temperatura de unos 180 grados y dejar que se cocinen durante 10 o 12 minutos.

Para darnos cuenta de cuándo sacarlas para que no se pasen, controlaremos cómo están del lado de abajo.

Cuando la parte de abajo esté dorada será el momento de sacarlas y poner otra tanda repitiendo el proceso.

Hay que tener en cuenta que las galletas no deben estar bien hechas por arriba ya que si sucede esto, por abajo estarán un poco quemadas.

Para que queden perfectas se deben sacar cuando su consistencia sea blanda, ya que luego cuando se enfrían quedan en el punto justo.

Por eso, una vez que las sacamos del horno las dejamos reposar a temperatura ambiente hasta que se enfríen.

Luego las ponemos en un plato o bandeja y las servimos en la mesa para disfrutarlas con amigos o la familia.

Es una receta muy simple que no necesita mucho utensilios ni ingredientes, por lo que si querés probar es un buen momento para hacerlo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.