Barbijos del Conicet: protección y duración

Los barbijos Atom Protect fueron creados para uso social por la empresa Kovi SRL, la UBA y la Unsam. La principal idea que persiguieron desde un principio se basó en dos puntos importantes que le dieron su merecida fama a los llamados Barbijos del Conicet; protección y duración.

La historia comienza cuando desde la empresa Kovi contactaron con un investigador de la UBA que a su vez conocía a dos investigadoras que trabajan en el Conicet e inmediatamente la idea comenzó a tomar forma. Más adelante se unieron científicos de la Universidad Nacional de San Martín.

El resultado de todo esto fue que en un mes y medio y a través de un convenio entre todas las partes ya estaba todo preparado para comenzar con la fabricación de estos barbijos.

Con la ayuda de la nanotecnología aseguran dos consignas sobre los barbijos del Conicet: protección y duración, siendo la primera del 99% cuando entra en contacto con el coronavirus, así como también con bacterias y hongos.

Barbijos del Conicet, protección y duración
Foto: Atomprotect.com

Barbijos seguros gracias a la nanotecnología

Como mencionábamos anteriormente, estos barbijos son auto sanitizantes gracias a la ayuda de la nanotecnología.

Esto significa que cuando las bacterias o virus que toman contacto con la superficie de los mismos mueren, haciendo que el riesgo de contagio sea mínimo, al punto de tener un uno por ciento de probabilidades de hacerlo.

En cuanto a la duración del barbijo aseguran que se determina con la cantidad de lavados que tengan. El tapabocas puede lavarse hasta 15 veces, y los lavados se tienen que hacer con jabón y agua, como si de cualquier prenda de ropa se tratara.

Si bien no tienen la certificación de la ANMAT y debido a eso estos barbijos no pueden tener un uso médico, la aprobación del INTA y del INTI hacen que sean completamente aptos para que cualquier persona que quiera usarlo lo haga.

La tranquilidad de que su seguridad y sobre todo su alto nivel de protección son de lo mejor que existe en el mercado hizo que sus ventas subieran un 20% desde el mes de febrero hasta la fecha.

Dónde comprar los barbijos del Conicet

Es importante resaltar que estas mascarillas pueden comprarse en farmacias autorizadas y en la página web oficial de Atom Protect que aseguran su autenticidad, confirmando los dos aspectos más importantes de los barbijos del Conicet, protección y duración.

En algunas páginas de internet se pueden ver anuncios asegurando que los venden, pero hay que ser cautos a la hora de adquirir una mascarilla a través de páginas que no son las oficiales ya que existen réplicas de ésta que no cuentan con la garantía de protección que ofrece la original.

Entre las características que tienen los barbijos Atom Protect se destaca aquella que los hace diferentes a los demás. En un barbijo común el virus cuando toma contacto con la tela se queda en ella. Cuando la persona que lo tiene puesto quiere acomodárselo lo toca con la mano, y con frecuencia con esa mano se toca los ojos.

En el caso de los barbijos del Conicet el virus muere minutos después de tocar la tela evitando así su propagación.

Por otro lado el precio de mercado que tienen estos barbijos ronda los 500 pesos, por lo que si alguna otra web los ofrece más baratos o bastante más caros deben saber sus potenciales compradores que están comprando una copia de los mismos.

Barbijos del Conicet: Protección y duración siempre que sean originales

Para darse cuenta de que el barbijo del Conicet sea original se puede prestar atención al color del mismo. Estas mascarillas vienen de color lila por fuera y la capa interior es de color verde.

También la capa exterior de tela puede ser de color negro. Cualquier color que no sea como se describió anteriorente significa que el tapabocas no es el original. Por eso es recomendable adquirirlos en a través de los puntos de venta oficiales o en la página web de Atom Protect.

La fabricación de barbijos seguirá teniendo un ritmo muy alto ya que el virus sigue circulando y la gente deberá seguir utilizandolos para ir a trabajar, de compras o frecuentar cualquier lugar cerrado o con poca ventilación.

Con la apertura de diferentes actividades y empresas el aumento de la circulación de peronas también subió. Eso hace que toda persona que salga ya sea para trabajar, para llevar a sus hijos a la escuela o deba realizar cualquier actividad fuera de su casa tenga que usar barbijo.

Eso hizo que desde el mes de febrero el aumento de la demanda de barbijos haya subido, en el caso de los barbijos del Conicet no fueron una excepción. Desde la empresa aseguran que seguirán habiendo barbijos suficientes mientras sea necesaria su utilización.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.