Tortilla de papa: receta fácil de hacer

La tortilla de papa es uno de los platos más clásicos de la cocina española, por eso también se la conoce como tortilla española.

Su origen no está del todo claro, algunos dicen que fue hecha por primera vez en el siglo XI en un pueblo de Cáceres llamado Villanueva de la Serena.

Independientemente de cuál es su origen, lo cierto es que este plato preparado con papa, huevo, aceite y sal es un manjar.

Las variedades que existen para su elaboración son muchas, y existe el dilema de si lleva o no cebolla.

En nuestro país, con grandes descendencias españolas este plato se consume muy a menudo en muchos hogares.

Cabe destacar que este país europeo no conoció la papa, ingrediente fundamental para la tortilla, hasta que esta llegó de Perú.

Este tubérculo tuvo un gran protagonismo a lo largo de la historia de la humanidad ya que evitó hambrunas en muchos lugares del mundo.

Su origen se remonta a unos 8 mil años y fue en América del Sur donde se cultivó por vez primera.

Pero volviendo a la tortilla de papa, España fue el país donde se creó y su consumo se produce en todo el país.

Como mencionábamos al principio, sus ingredientes son solo dos, (si no contamos la cebolla) y su elaboración es muy sencilla.

Con el tiempo, como sucede con una gran cantidad de comidas, empezaron a aparecer versiones sobre cómo cocinarla.

Entre las posibilidades de cocinarla está el corte de la papa, algunos la prefieren cortada en cuadrados, otros en rodajas.

Su aceptación es universal, siempre y cuando te guste la papa y el huevo, al punto de tener un día mundial en su nombre.

tortilla-de-papa

Elaboración de la tortilla de papa

Vamos entonces a explicar cómo se elabora una buena tortilla de papa y cuáles son los secretos para que salga perfecta.

Los primero que debemos tener en la cocina son sus ingredientes, un poco de sal y un buen aceite de oliva.

Para comenzar pelaremos las papas y las cortaremos para luego ponerlas en una sartén con una buena cantidad de aceite.

En cuanto al corte de las papas cada uno elige lo que más le convenga, personalmente si se corta en cuadrados mejor.

Para aquellos que prefieran cortar las papas en rodajas, la ventaja que van a tener es que su cocción será más rápida.

Desde mi punto de vista, el secreto para que la tortilla de papa salga bien radica en las cantidades de ingredientes que vamos a utilizar.

Pero sobre gustos no hay nada escrito, por lo que podremos elegir entre una tortilla más o menos cocinada.

Hay quienes prefieren que salga consistente, mientras que otros la prefieren con el huevo «babé» o menos cocinado.

Como decíamos, cortaremos las papas como más nos guste y las pondremos a freír en aceite, si es de oliva mejor.

Es importante no poner el fuego alto ya que quedarán doradas por fuera, pero crudas por dentro.

Mientras se cocinan, se les agrega sal, pero también se les puede agregar ajo u orégano, aunque ya no sería la receta original.

Dejar enfriar las papas

Un paso importante una vez que las papas están hechas es dejarlas enfriar antes de mezclarlas con el huevo.

Esto es fundamental y se preguntarán por qué, y la respuesta es que si mezclamos el huevo con la papa caliente, este se cocinará automáticamente.

La idea es que no suceda esto ya que la función que tiene el huevo es la de unir los ingredientes entre otras.

Una vez que las papas están hechas, se puede comprobar pinchándolas con un cuchillo, se colocan en un recipiente para que se enfríen.

Mientras esperamos a que se enfríen aprovecharemos para batir los huevos y dejarlos listos para mezclarlos con la papa.

Cuando estén tibias o a una temperatura que no cocine el huevo, es el momento para mezclarla con los huevos.

Para la mezcla agarramos una espátula y nos aseguramos que las papas se empapen en el huevo revolviendo lentamente.

Una vez que la mezcla está lista, pondremos un poco de aceite en la sartén, esperamos a que esté caliente y echamos la mezcla.

Con la espátula apisonaremos muy suavemente para que la superficie de la sartén quede cubierta por el huevo y la papa.

Pondremos la mezcla a fuego lento para que no se queme, básicamente lo que queremos es que se cocine el huevo.

Esperamos unos minutos hasta que la parte de abajo esté lista y luego daremos vuelta la tortilla para que se cocine del lado de arriba.

Para ello utilizaremos un plato que cubra toda la sartén y con cuidado la damos vuelta para luego ponerla en el fuego otra vez.

Cuando la parte de abajo se cocine ya es el momento de sacarla del fuego, servirla en un plato y disfrutarla.

¿Y las cantidades? Bueno, acá está el secreto. Para que la tortilla de papa salga perfecta ponemos tantas papas como huevos, dependiendo para cuántas personas se quiera cocinar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.